Agricultura baja en carbono frente a la crisis climática: el caso de Brasil. Diálogo (im)probable con Luis Tadeu Assad y Renato de Aragão

IABS

El pasado miércoles 10 de julio tuvimos un interesante diálogo (im)probable con Luis Tadeu Assad -director del Instituto Brasileño de Desarrollo y Sostenibilidad (IABS)– y Renato de Aragão -presidente del Consejo Gestor de la Red de empresas brasileñas ILPF (Integraçao Lavoura, Pecuaria Floresta) e investigador sobre cambio climático de Embrapa Solos, empresa pública de investigación agropecuaria de Brasil.

El diálogo se enmarcaba en las actividades del Instituto Mutante de Narrativas Ambientales, una iniciativa de Matadero que, bajo el paraguas de la Plataforma Ciudades del Ayuntamiento de Madrid y la Universidad Politécnica de Madrid, busca definir nuevos imaginarios colectivos sobre la crisis climática, para la transformación sostenible de la ciudad de Madrid.

¿Cómo llevar a cabo una agricultura baja en carbono frente a la crisis climática?

La combinación de la crisis climática, la tendencia a la concentración en ciudades y el crecimiento demográfico mundial, plantea serias cuestiones sobre la gestión de los recursos agrarios: ¿es posible una agricultura baja en carbono? ¿qué resultados están dando proyectos de este tipo?

“La ciudad se tiene que preparar para el momento que estamos viviendo, así como el mundo rural”. Con esa introducción, el director del itdUPM Carlos Mataix presentó a nuestros invitados, quienes nos compartieron los detalles del trabajo que están llevando a cabo conjuntamente sobre tecnologías bajas en carbono en amplias áreas de Brasil. En particular, nos hablaron del proyecto Rural Sustentável, que tiene como objetivo mejorar la gestión de la tierra y los bosques por parte de pequeños y medianos agricultores en los biomas de la Amazonia y el Bosque Atlánticos, fomentando el desarrollo rural sostenible y la conservación de la biodiversidad a través de la implementación de tecnologías bajas en carbono.

Este proyecto, que se encuentra actualmente en fase de escalado, es fruto de una alianza entre el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, el Gobierno Británico, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Instituto Brasileño de Desarrollo y Sostenibilidad (IABS), con el apoyo técnico de la empresa brasileña. de Investigación Agropecuaria (Embrapa) y el Banco do Brasil.

Entre sus grandes objetivos a futuro, que está dando muy buenos resultados, están:

  • La recuperación de los suelos pobres y degradados y su transformación en suelos fértiles
  • La creación de una plataforma de políticas públicas sostenibles

“Ante la tendencia de que cada vez haya menos gente produciendo para cada más gente”, reflexionó Renato de Aragão, “es más necesario que nunca invertir en este tipo de tecnologías, o se seguirán produciendo problemas ambientales”.

“Porque producir alimentos no tiene que estar reñido con preservar la diversidad del ecosistema”, concluyó Tadeu Assad.

JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyJTJGJTJGd3d3LnNsaWRlc2hhcmUubmV0JTJGc2xpZGVzaG93JTJGZW1iZWRfY29kZSUyRmtleSUyRnU4VFhMdXBkSGxta09KJTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjI1OTUlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjI0ODUlMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW53aWR0aCUzRCUyMjAlMjIlMjBtYXJnaW5oZWlnaHQlM0QlMjIwJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIybm8lMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmJvcmRlciUzQTFweCUyMHNvbGlkJTIwJTIzQ0NDJTNCJTIwYm9yZGVyLXdpZHRoJTNBMXB4JTNCJTIwbWFyZ2luLWJvdHRvbSUzQTVweCUzQiUyMG1heC13aWR0aCUzQSUyMDEwMCUyNSUzQiUyMiUyMGFsbG93ZnVsbHNjcmVlbiUzRSUyMCUzQyUyRmlmcmFtZSUzRSUyMCUzQ2RpdiUyMHN0eWxlJTNEJTIybWFyZ2luLWJvdHRvbSUzQTVweCUyMiUzRSUyMCUzQ3N0cm9uZyUzRSUyMCUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyJTJGJTJGd3d3LnNsaWRlc2hhcmUubmV0JTJGaXRkVVBNJTJGYWdyaWN1bHR1cmEtYmFqYS1lbi1jYXJib25vLWZyZW50ZS1hLWxhLWNyaXNpcy1jbGltdGljYS1lbC1jYXNvLWRlLWJyYXNpbCUyMiUyMHRpdGxlJTNEJTIyQWdyaWN1bHR1cmElMjBiYWphJTIwZW4lMjBjYXJib25vJTIwZnJlbnRlJTIwYSUyMGxhJTIwY3Jpc2lzJTIwY2xpbSVDMyVBMXRpY2ElM0ElMjBlbCUyMGNhc28lMjBkZSUyMEJyYXNpbCUyMiUyMHRhcmdldCUzRCUyMl9ibGFuayUyMiUzRUFncmljdWx0dXJhJTIwYmFqYSUyMGVuJTIwY2FyYm9ubyUyMGZyZW50ZSUyMGElMjBsYSUyMGNyaXNpcyUyMGNsaW0lQzMlQTF0aWNhJTNBJTIwZWwlMjBjYXNvJTIwZGUlMjBCcmFzaWwlM0MlMkZhJTNFJTIwJTNDJTJGc3Ryb25nJTNFJTIwZnJvbSUyMCUzQ3N0cm9uZyUzRSUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZ3d3cuc2xpZGVzaGFyZS5uZXQlMkZpdGRVUE0lMjIlMjB0YXJnZXQlM0QlMjJfYmxhbmslMjIlM0VJbm5vdmF0aW9uJTIwYW5kJTIwVGVjaG5vbG9neSUyMGZvciUyMERldmVsb3BtZW50JTIwQ2VudHJlJTNDJTJGYSUzRSUzQyUyRnN0cm9uZyUzRSUyMCUzQyUyRmRpdiUzRQ==Luis Tadeu Assad es ingeniero de Pesca M.Sc., Doctor en Desarrollo Sostenible, Post-Doctor en Gestión de Conflictos Socioambientales en el Centro de Desarrollo Sostenible de la Universidad de Brasilia, y Post-Doctor en Turismo Cultural en el Departamento de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona.

Renato de Argão es doctor en Geoquímica Ambiental por la Universidad Federal Fluminense (UFF) e investigador de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria – Embrapa Suelos. Trabajó en Embrapa Agrosilvipastoril, de 2010 a 2015, donde creó el área de investigación en gases de efecto invernadero y cambio climático de la unidad. Fue supervisor del Núcleo de Investigación en Recursos Naturales de 2011 a 2015.